Porque estamos hartos de que nos lo pongan más difícil cada vez. No nos podemos permitir los precios de las copas de los bares, pero tampoco nos habilitan un lugar para los jóvenes. En estas cosas, siempre entra en juego la doble moralidad. No nos quieren en la calle porque damos mala imagen y molestamos, pero si tienes dinero, te puedes emborrachar en cualquier establecimiento "respetable". Vamos, que "si te desanudas la corbata, entra el cubata".

Por ello, un grupo de gente pensamos en buscar opciones para continuar realizando el botellón de forma legal (sin policía molestándonos y multando), bajo techo (sin frio ni lluvia), con servicios básicos (WC y personal de seguridad), con música, tanto en directo como en formato DJ.

Lo hemos bautizado como "BOTELLÓN INDOOR" y es algo más que beber con los colegas. Es una fiesta donde la única finalidad es pasarlo bien. Esto solo es el principio de un movimiento malagueño que estamos seguros que se va a expandir por todo el país.

Por todo ello, hemos llegado a un acuerdo con la sala Paris 15 para que dentro de sus instalaciones podamos realizar una actividad que, si bien en un principio se realizaba de forma espontánea, ahora será de forma organizada y sin infringir ninguna ley de esas que se van inventando sobre la marcha y, además, todo esto a los precios de botellón de siempre y comprándolo dentro de la sala.




Diseño web REDCreativos